lunes, 28 de abril de 2014

Leishmaniasis canina

¿QUÉ ES?
Es una enfermedad grave que puede afectar a los perros y a las personas (especialmente niños o personas con las defensas debilitadas).

¿QUÉ SÍNTOMAS TIENE?
Si tu perro está infectado de Leishmaniasis tendrá falta de apetito, decaimiento, falta de pelo y descamación especialmente en la zona alrededor de los ojos y el hocico, crecimiento exagerado de las uñas, úlceras en la piel y hemorragia nasal. Los órganos internos también se ven afectados, pudiendo derivar en anemia, artritis e insuficiencia renal grave.

(En caso de sospechar cualquier indicio de enfermedad en tu perro consulta cuanto antes a tu veterinario).
En las personas la enfermedad afecta al bazo, hígado, médula ósea y otros órganos. Los síntomas que produce son fiebre prolongada, aumento del tamaño del abdomen, pérdida de apetito, disminución de peso, tos seca, diarrea y vómitos.

¿CÓMO SE CONTAGIA?
Se transmite a través de la picadura de un insecto muy pequeño, parecido a un mosquito, denominado Flebotomo. Cuando este insecto pica a un perro ya infectado con la enfermedad, al chupar su sangre también lo ingiere. La próxima vez que pique a otro perro o a una persona, el parásito pasará a ellos infectándolos.
No se trasmite directamente de persona a persona, ni del contacto del perro con las personas. Es necesario el agente transmisor que en este caso es el mosquito.

¿QUÉ TRATAMIENTO TIENE?
En el caso de los perros, los tratamientos ayudan a controlar los síntomas pero no la curan. La enfermedad puede llegar a provocar la muerte del perro.

En el caso de las personas, la enfermedad se presentará con diversos niveles de gravedad, en función del sistema inmunitario de la persona infectada.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA EVITAR EL CONTAGIO?
Lo primero que debes hacer es evitar la entrada de este insecto en tu hogar:
Realiza una desinfección y desinsectación periódica alrededor de casetas y alojamientos de los animales.
Elimina zonas sucias de crías de mosquitos como basuras, hojarasca, maleza, aguas residuales, charcas, etc en el jardín o la terraza de tu casa.
Utiliza repelentes de mosquitos, tanto en tu perro (collares, pipetas, insecticidas de uso tópico) como en las personas, sobre todo por las noches, para evitar la picadura.

Actualmente existe una vacuna que podrás poner a tu perro a partir de los seis meses de edad. Consulta a tu veterinario.

¿ESTA EN PELIGRO MI PERRO?
El insecto Flebotomo puede encontrarse en muchos hábitats del sur de Europa. En las regiones que bordean la cuenca mediterránea (España, Italia, Grecia, Portugal, sur de Francia, etc) existe un riesgo especialmente elevado para los perros. España es un país de alto riesgo y la Leishmaniasis actualmente está presente en la mayor parte del territorio español.

SI TIENES CUALQUIER DUDA CONSULTA CON TU VETERINARIO.


martes, 22 de abril de 2014

La bóveda del fin del mundo

Su nombre oficial es Cámara Global de Semillas, pero es más conocida como la bóveda del fin del mundo. Está situada en una isla del archipiélago noruego de Svalbard.

Inaugurada en 2008, se trata de una cámara acorazada en la que se han guardado unas 820.000 variedades de semillas de todo el mundo, con el fin de proteger la biodiversidad y evitar que se extingan en el caso de catástrofes de cualquier tipo.

Se ha dado prioridad a las semillas de cultivos importantes para la alimentación del ser humano: trigo, arroz, cebada y maíz.
Según los expertos, las variedades de cada tipo de cultivo contienen características genéticas que proporcionan diferencias en cuanto a la resistencia a enfermedades, adaptabilidad a varios suelos y climas, variación de sabores y las cualidades nutricionales, por lo que es fundamental preservar esta riqueza genética por las posibles variaciones climáticas, epidemias y otras problemáticas que puedan sobrevenir en un futuro.

Las semillas se guardan clasificadas en paquetes precintados, que a su vez se guardan en cajas de aluminio. La baja temperatura y la falta de oxígeno aseguran que los granos mantengan una actividad metabólica baja, retrasando su envejecimiento. Pueden permanecer en este estado durante siglos.
Las semillas más débiles, como las de los guisantes que pueden aguantar 20 o 30 años, se recuperan y se plantan antes de que pierdan su habilidad para germinar. Así semillas frescas sustituyen a las anteriores.

En el caso de que se produjera un corte de luz, el permafrost, que es la capa de hielo permanente que rodea la cámara, mantendría la temperatura óptima. Además la ubicación elegida está localizada a tal altitud y tan profundo en las montañas, que ni un eventual incremento del nivel del mar o un derretimiento de la capa de permafrost se consideran un riesgo.
La cámara está preparada para soportar todo tipo de catástrofes: terremotos, explosiones nucleares o erupciones volcánicas.
 


Esta cámara está financiada por el gobierno de Noruega y por asociaciones privadas y está abierta a todos los países que quieran depositar su banco genético de semillas.

martes, 1 de abril de 2014

Chicles

¿Sabes lo que son estas manchas negras que hay en todas las aceras?


No, no son lunares provocados por el sol. Son chicles.
¿Te has dado cuenta de que hay muchísimos?


La mayoría de las personas no considera los chicles como un residuo al que haya que prestar atención. Sólo reparamos en ellos cuando accidentalmente hemos pisado uno recién escupido y que, como todavía está blandito y húmedo, se queda pegado a la suela del zapato. ¡Qué incordio!

Pero una vez secos y aplastados, se convierten en esas manchas negras tan antiestéticas y resistentes.

Un chicle pegado en la acera puede tardar en degradarse completamente unos 5 años. Mientras tanto se queda ahí pegado, aguantando lluvia y sol, frío y calor. Son muy difíciles de eliminar, ya que son necesarias maquinarias especiales de limpieza a presión (de las que no disponemos actualmente).

Es un trozo de goma sucia que permanece ahí, en nuestras aceras, en nuestra ciudad, cargado de gérmenes y de porquería durante mucho tiempo, y no deja de ser un foco de infecciones.


¿En tu casa también los tiras al suelo? Está claro que no: los tiras a la basura. Entonces, cuando estamos en la calle, que es nuestra calle, ¿porqué los arrojamos al suelo?

Se nos olvida que el entorno en que vivimos es nuestra casa y que cuanto más lo cuidemos, más a gusto nos encontraremos, gozaremos de mejor salud y nuestra calidad de vida será infinitamente mejor.

Todos tenemos preocupaciones, cosas más importantes en qué pensar, pero por ese motivo no nos dedicamos a ensuciar nuestra propia casa, la mantenemos limpia porque es donde vivimos ¿no?
Pues hagamos lo mismo con nuestra ciudad, que es como si fuera el patio de nuestras casas.

Un gesto tan sencillo como tirar un chicle a la papelera es importante. Imagina las aceras como recién puestas,  sin una mancha, es posible si todos colaboramos.

Los chicles: ¡A la papelera!

¡La plaga de LOS COLCHONES USADOS!

       Las calles  de nuestro pueblo se llenan de colchones usados y abandonados. Es difícil dar un paseo por la ciudad o por las pedanías s...